El reloj de sol y la brújula de bronce: un acercamiento al mundo Steampunk.

Fecha

2014

Profesor Guía

Formato del documento

Tesis

ORCID Autor

Título de la revista

ISSN de la revista

Título del volumen

Editor

Universidad de Valparaíso

ISBN

ISSN

item.page.issne

item.page.doiurl

Departamento o Escuela

Escuela de Cine

Determinador

Recolector

Especie

Nota general

Resumen

A pesar del atractivo de un modelo evolutivo que permite categorizaciones fáciles de cine, la historia del desarrollo del género sugiere un enfoque más cíclico en el que las películas revisitan temas y motivos desde los inicios del género en sus últimas manifestaciones. Esto es particularmente evidente en las películas de ciencia ficción, donde se explora el impacto de la tecnología en una variedad de contextos, desde las invasiones alienígenas hasta sociedades futuras distópicas, incluso la tecnología de los androides. La película de ciencia ficción más que evolucionar se ha adaptado a diferentes factores sociales, políticos e industriales, que, a su vez, tienen un impacto general en los temas relacionados con la tecnología. Y es justamente en el estilo y en la estética de la tecnología la cual se encuentra centrada esta investigación. Que bajo la mirada de la ciencia ficción y lo fantástico, nos encontramos con un subgénero que nos trae la nostalgia de la especulación ficcional y un mundo alterno, fuera de todo cable electrónico y un futuro lejano, que nos traslada hacia lo que pudo ser el presente del pasado, el Steampunk. El steampunk no es solo un movimiento artístico, sino un movimiento de estética y tecnología unidas, ya que la maquinaria se libera de su mera utilización y se diseña conforme a sueños, a pesar de ser caótica e imperfecta. Con todos estos elementos nombrados se crea una paradoja, y es que, a pesar de todo, debe convivir entre lo práctico y lo estético, entre lo “real” y lo fantástico, entre lo artístico y lo tecnológico, entre el hombre y la máquina. No se trata solo de una cultura neovictoriana, ya que este término, al menos en mi opinión, es demasiado genérico, pudiéndose entremezclar con otros movimientos como la estética gótica. El steampunk se origina en un pasado colectivo y busca inspiración en un paisaje ya industrializado, busca perderse en el humo de las calles y, en contraposición, poder escapar a un paisaje rural más verde. Algunos lo comparan con las traiciones del siglo diecinueve, para no escapar por completo de este ámbito, y dicen que se trata de una traición imposible contra nuestro presente. Se podría tratar de un “wunderkabinnett” o una “schatzkammer”, es decir un gabinete de lo maravilloso, una cámara de los tesoros. Por lo que crece la motivación de comprobar si es que el steampunk es la revisión de un pasado que se tiñe con añoranza romanticista y que asume influencias tecnológicas del presente, o una estética diferente a la que se le ha tratado de asignar. Se trata de un antaño teñido de sepia, más apropiado para Hollywood. El steampunk se convierte así en la perpetuación de una estética, de unas costumbres, de un culto clasicista ubicado en el ochocentismo, aunque envuelto de una delirante y mágica fantasía. Cabe hablar aquí entonces, en referencia al steampunk, en la mentalidad generada por dicha estética, la cual considero interesante y al mismo tiempo complejo. Aunque se debe decir que no se debe confundir steampunk con victorianismo y mentalidad del romanticismo, a pesar de ser generados por un modelo social distante en el tiempo. En el ámbito cinematográfico encontramos obras de gran renombre, ya que se tratan de productos audiovisuales que, para bien o para mal, repercuten de mayor manera sobre la sociedad en que vivimos, y que ilustran a la perfección, y de manera más comprensible, todo lo que se irá desarrollando durante esta investigación. Títulos como Steamboy o Wild, Wild West, extraídos de la imaginación de alguien y creados explícitamente para ello. Otros como The Golden Compass o The Prestige suponen la integración de obras creadas en una fuerte tradición steampunk y que, posteriormente, se han adaptado a la gran pantalla, aunando así tanto la literatura, que es de hecho el campo más relevante dentro de todo esto, como el cine, la forma de hacer gráfico aquello que solo podemos leer o pensar. El steampunk quizás es mejor conocido por su gran número de películas y libros que han desarrollado el tema. El popular animador japonés, Miyazaki, usó los elementos del steampunk en películas fantásticas como Castillo en el Cielo (1986) y El Increíble Castillo Ambulante (2004). Otras películas que incluyen estas características tan particulares son Stardust, La Liga de los Hombres Extraordinarios y The Golden Compass. Incluso en la televisión se han mostrado series que llaman la atención por su temática que desarrolla de manera inteligente este subgénero como Doctor Who y Legend of Korra que toman prestada la imaginería del steampunk. Yendo un poco más lejos nos encontramos incluso con videojuegos de alta demanda que han incorporado la estética del steampunk y han captado la atención de muchos nuevos fanáticos del género. En el mundo del arte en general, el steampunk ha encontrado su espacio. Es entonces el objetivo de este estudio entender su estética y su desarrollo, como elemento importante dentro del universo de la ciencia ficción y la fantasía.

Descripción

Lugar de Publicación

Auspiciador

Palabras clave

GÉNERO ESTÉTICO-TECNOLÓGICO STEAMPUNK, CIENCIA FICCIÓN, FANTASÍA, RETROFUTURISMO, NEOVICTORIANISMO, ROMANTICISMO

Licencia

URL Licencia

Colecciones