Dispositivo de apoyo para bicicletas en tareas de reparto urbano.

Fecha

2010-10

Formato del documento

Tesis

ORCID Autor

Título de la revista

ISSN de la revista

Título del volumen

Editor

Universidad de Valparaíso

ISBN

ISSN

item.page.issne

item.page.doiurl

Departamento o Escuela

Escuela de Diseno

Determinador

Recolector

Especie

Nota general

Resumen

El siguiente proyecto nace a partir de la motivación personal por contribuir con la herramienta del diseño, a solucionar alguna problemática latente de nuestra sociedad, aportar a la creación de productos partícipes de la cultura objetual, con el óptimo aprovecho los recursos materiales, humanos y tecnológicos conformando propuestas que sirvan, propuestas que contribuyan a mejorar de alguna u otra perspectiva, nuestro mundo. Lo bello del diseño existe bajo la búsqueda por evolucionar, por cambiar todo aquello con lo que no estamos de acuerdo, sin irrumpir, compenetrándose con la realidad. Frente a esta visión se revela que la persona inserta en el medio social de hoy, está obligado a actuar en rutina, cumplir con acciones cotidianas impulsadas por la vida moderna, no por gusto sino por deber. La necesidad de trabajar, tener ingresos, trasladarse diariamente, respetar horarios, pagar, comprar etc. culmina en la tendencia de llevar una vida lo más práctica posible, para el aprovecho máximo de los tiempos. La incesante evolución de la tecnología potencia esta tendencia y genera una nueva faceta autónoma del individuo en la rapidez de acceso a la información y la facilidad de comunicación e interacción entre el medio que lo rodea. En vista de estos cambios, el servicio de reparto (delivery) se inserta con más fuerza en la cotidianidad de comprar. Un concepto contemporáneo que forma parte de la ejecución empresarial para la mejora de flujos en la distribución de sus productos enfocado a poner en disposición del consumidor la demanda de productos en cantidad, tiempo y lugar requerido. Con esta demanda germina una modalidad que hace cuestionar las soluciones existentes en los sistemas de reparto, que refieren tanto a los medios utilizados para el traslado, los atributos que valora el cliente, el acuerdo de plazos, las condiciones establecidas, como también el nivel de representatividad del cliente con la entidad. A nivel nacional se encuentra una gran cantidad de empresas introducidas a esta modalidad, se visualiza la oferta de este, en los rubros de mensajería, panadería, restaurantes, agencias de diarios , grandes tiendas, verdulerías, distribuidoras y supermercados. Este servicio se implementa a partir de la búsqueda de medios de transporte, donde la eficiencia y la economía establecen parámetros de adaptación a partir de los requerimientos del reparto dados por las características de los productos a trasladar y el tipo de servicio a entregar. Como herramienta fundamental para el traslado se utilizan vehículos que permitan cargar los productos, trasladarlos y descargarlos. En zonas urbanas como Santiago y Valparaíso son utilizados, en general, vehículos motorizados como: furgonetas, camiones y motocicletas orientados a distancias periféricas de la cuidad donde, el recorrido, el volumen y peso de la carga es mayor. De igual manera se utilizan los vehículos no motorizados como el triciclo, ejemplificado con los repartidores de verduras o de gas y la bicicleta como es el caso de los repartidores de diarios y mensajería. Estos se orientan en proporción a tramos confines que van desde los 5km a más de 10km superando los 45kg de carga por reparto. La bicicleta es un medio de transporte que técnicamente responde positivamente a las tareas de reparto , es un vehículo a propulsión humana de dos ruedas, concebida para el traslado del individuo y utilizada como medio de transporte aplicado al deporte, al trabajo y a la recreación. Para estas modalidades se han desarrollado ejemplares que responden a los requerimientos de cada actividad con soluciones de diseño específicas como por ejemplo las bicicletas de competición, de paseo y de montaña. Mundialmente este vehículo es considerado como un buen medio para el traslado de productos, ya que resiste sin problemas 60 kg de carga y permite recorrer más de 8 km en 30 minutos a velocidad media 16km/h (más rápido que un automóvil en zonas urbanas) pero esencialmente no está concebido para la labor de reparto. La respuesta funcional existente, se encuentra a partir de la construcción de contenedores de diversos tamaños, formas y materialidades que se adaptan artesanalmente a la morfología de la bicicleta y proporcionan una compleja actuación al momento de realizar las tareas que comprenden la actividad: organizar, cargar, pedalear, maniobrar y detener el vehículo para la descarga y entrega de los bienes. En este tipo de soluciones la problemática recae en la sobrecarga del vehículo, que por un lado obliga al repartidor a ejercer posturas y esfuerzos inadecuados , siendo real, el aumento de fatiga y la posibilidad de generar lesiones músculo esquelética y por otro da cuenta de los factores de riesgo involucrados durante el traslado al exponerse al tránsito sin la precaución del uso de medios de seguridad adecuados. La constante adaptación del usuario al uso de esta unidad de reparto acondicionada, hace que su productividad se vea disminuida por el complejo proceso que se da durante la manipulación. El tema de la sobrecarga genera también un rápido deterioro mecánico de la bicicleta, encasillando al usuario o al empleador a realizar constantemente mantenciones y recambio de piezas, gastando tiempo y dinero extra. En resumen, estas diversas adaptaciones, confeccionadas artesanal y particularmente para cada bicicleta, proponen un vehículo de reparto sin límites, que obvian la salud física del conductor y olvidan el resguardo del producto, la fluidez en las tareas de la labor (productividad) , seguridad y la importancia de la imagen de servicio hacia el público y cliente final. Aunque no existen normativas en Chile que regulan el uso de la bicicleta para esta labor, es posible encontrar manifestaciones políticas y culturales a favor del uso de esta, que componen una ley para el ciclista que considera el uso, fomento e integración de la bicicleta. Para efectos del proyecto se consideran los beneficios no contaminantes de este vehículo que atribuyen al desarrollo sostenible actualmente requerido por el estado y valorado por la sociedad, siendo este beneficio, capaz de generar un impacto local en la comercialización y promoción de los productos y servicios de cada empresa. Considerando las falencias de la actividad, la escasa oferta de productos especializados en el mercado nacional y las oportunidades que conlleva el uso de la bicicleta , es que se decide desarrollar una solución que de real apoyo a la labor de reparto en las principales ciudades de Chile. La idea es convertir a la bicicleta en una efectiva herramienta de trabajo, fomentando su uso por medio del diseño de un producto basado en perspectivas funcionales, ergonómicas, económicas y estéticas, que estimularán a pequeñas y grandes empresas a implementar esta modalidad de servicio, impulsando el desarrollo de una actividad consciente que aporta con el bienestar de sus trabajadores y el bienestar social debido al uso de medios sustentables en ciudades congestionadas y contaminadas, contribuyendo en la calidad de vida individual y colectiva. En el mundo se está imponiendo esta modalidad, como sucede en la empresa internacional española “Telepizza” cambiando sus clásicas motocicletas por nuevas bicicletas capacitadas para el reparto de pizzas o el servicio de mensajería instantánea, en Valencia, definido como “Ecomensajería”, y en China el servicio a domicilio en bicicleta de “McDonald’s”, cada uno con una solución particular, que muestran un nuevo concepto de reparto en esta era y refuerzan la idea general de este proyecto.

Descripción

Lugar de Publicación

Auspiciador

Palabras clave

PRODUCTO DE TRASLADO, VEHÍCULOS DE REPARTO, USO DE BICICLETA

Licencia

URL Licencia

Colecciones